La vida me golpea en el pecho todos los días, el bom de cada latido me retuerce de dolor, me recuerda sin disimulo alguno al compás de mi agitada respiración que tengo que enfrentar otra vez, como todos los días, mi más grande y trágico miedo.Vivir