una, veinte, millones

Las hojas huyen del viento

El sol calienta mi cara

Escucho el sonido sordo de los autos contra el pavimento

a mi costado

y miro, hacia adelante, hacia atrás

Que no hayan pasado ya.

Los perros ladran a la distancia

Mi respiración esta agitada entrecortada, Mis pasos pesados, cansados, apurados;

Una, quince, veinte gotas

de sudor recorren mi cara

Mi corazón martillea y resuena en mi cabeza

Otra vez lo vi pasar.

Los pensamientos, fugaces insípidos mortales se chocan se disuelven se unen y se fortalecen

y desaparecen

Una, veinte, veintiséis

Veces respire, inhale, exhale

Y corrí, en blanco sin pensar, o pensando en todo lo que pudo pasar

Lo que a mi no me paso

Pero que a ella , ellas, les paso.

Y solo llegó y abrazo a mamá

Y se escucha a alguien llorar

Una, veinte, miles

De lagrimas caen

Por mi cara, por ella, por ellas.

Por nosotras, que vivimos con un miedo atroz, agotador y constante

Que nos roba la vida, como ellos se roban la vida de una, de veinte, de millones.

Y las hojas huyen del viento.

Y el sol quema mi cara

Y miro hacia adelante y hacia atrás.

Y me pregunto cuando esto se va a terminar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s